9 feb. 2011

Psicoterapia corporal de las heridas afectivas (2 de 9) La búsqueda ancestral: el psicogenealogista

Por Miguel Angel Pichardo Reyes

La búsqueda ancestral: el psicogenealogista

La primera metáfora práctica para orientar el trabajo psicoterapéutico le corresponde al historiador. Todo psicoterapeuta debe estar familiarizado con la labor del historiador, pues el historiador va tejiendo y ordenando las historias que rastrea en el pasado de la memoria individual y colectiva. La labor historiográfica es una construcción que se fundamenta en el lugar subjetivo que ocupa el historiador. Éste tiene que lidiar con archivos, material gráfico, testimonios, restos materiales, etc. Pero sobre todo existe un principio ético fundamental que comparte con la psicoterapia: la búsqueda de la verdad.

El psicoterapeuta-historiador o psicohistoriador, es sobre todo un psicogenealogísta. La genealogía trata sobre los orígenes, las descendencias, los linajes, aplica el genograma y el familiograma, pero sobre todo rastrea los orígenes de los linajes. El psicogenealogista, tal y como lo entendemos en la psicoterapia de sanación de heridas afectivas, es aquel que rastrea los orígenes de los traumas y heridas en las generaciones familiares. Parte del supuesto de que la persona no solamente es un “ser arrojado al mundo”, sino que esa “entrada traumática” se da en una concatenación de vínculos familiares, lo cual ya supone un precedente para el recién llegado. Esto significa que junto con nuestro ADN genético, también se transmite un ADN emocional de nuestra familia a nivel inconsciente.

El psicogenealogista tiene la labor de rastrear y desentrañar ese ADN emocional, pues en el podemos encontrar patrones de repetición transgeneracional, a lo que le llamamos “complejo familiar”, o también “fantasmas”. Efectivamente, el psicogenealogista ayuda a visibilizar esos fantasmas familiares que se siguen transmitiendo en el inconsciente transgeneracional. Su método es conocido el campo médico como “anamnesis”, y el método consiste en preguntar al paciente para que este busque en su memoria y otorgue material importante para la comprensión de su malestar o enfermedad.

En el caso del psicogenealogista la anamnesis no es sólo una técnica de datación, es sobre todo una vía terapética, pues en el acto de recordar se inicia el proceso de sanación, por eso podemos hablar de una “anamnesis terapéutica”: la actualización y experimentación existencial de la memoria como una puesta en escena para su curación emocional.

En mi trabajo psicoterapéutico la labor del psicogenealogísta tiene un tiempo considerable, y también tiene cierta prioridad cronológica con respecto a las otras metáforas prácticas, por eso mismo la coloco al inicio de esta secuencia. Normalmente empleo el psicogenograma, la historia secuencial y el espiral de transmisión traumática para elevar el nivel de conciencia del paciente, ya que esto servirá al proceso de desintoxicación psíquica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario