9 oct. 2010

El trauma psicosocial

Por Miguel Angel Pichardo Reyes

Se habla de trauma psicosocial cuando la herida causada tiene un impacto dialéctico en el individuo, el grupo, la comunidad y la sociedad. No es nuestra intención desarrollar como se manifiesta el trauma en estos niveles, sino más bien entrever aquellos supuestos y características que las atraviesan, y que por esa razón se pueda conceptualizar como trauma psicosocial.

Lo psicosocial del trauma no se encuentra en un depósito único, sino que éste es borroso y gelatinoso. Si bien no es una instancia superior, ahistórica o metafísica, si supone la organización de un estadio superior, en tanto que reelabora y reorganiza aquello que fue fracturado. El trauma no implica una reparación, sino un nuevo orden que se da en otro nivel.

El trauma, en tanto psicosocial, se encuentra en medio, en el espacio que conecta, en el vínculo. Aquí podemos diferenciar entre el acontecimiento traumático y la elaboración traumática. El acontecimiento sobreviene sobre el sujeto, y éste lo contiene o se deja desbordar, resiste de acuerdo a su historia, biografía y entorno. En este caso el sujeto puede ser el depositario de ese acontecimiento desorganizador que desborda, amenaza y desinstala.

El trauma en tanto elaboración, supone la inter-acción, procesos de orden superior que se dan en la relación, en la transacción, en la trama de la sociedad. La elaboración supone filtros ideológicos, creencias, valores, sistemas, prácticas e instituciones. El trauma en tanto proceso de elaboración se encuentra constituido por la dialéctica de los componentes relacionales de la sociedad.

El trauma en tanto dialéctico implica la constitución y construcción de su propia naturaleza. El trauma no sobreviene como un fenómeno en sí, sino que éste a su vez es constituido por las propias interacciones de los sujetos, que paradójicamente, lo padecen. Entonces el trauma tiene un origen social, tanto en su posibilidad como en su misma constitución, y sus efectos son igualmente sociales, ya que suponen una elaboración dialéctica en el marco de las relaciones sociales. De este modo podemos afirmar que todo trauma, ya sea individual, grupal, comunitario y social es psicosocial, y que la dinámica que pueda tornarse en cada uno de estos niveles dependerá de la elaboración intersubjetiva que históricamente se pueda realizar.

Si el trauma se encuentra constituido por la trama de relaciones, y esto significa una elaboración dialéctica, debemos de tener en cuenta otra situación: la naturaleza misma del acontecimiento. La violencia familiar, sexual y de género “marca” ese acontecimiento que deviene traumático. En este sentido, el trauma no afectara y se constituirá de igual forma a hombres que a mujeres, a niños que a adultos, a empobrecidos que a enriquecidos. Así como tampoco se vivenciara igual un acontecimiento traumático de orden político extraordinario, a un acontecimiento traumático de orden familiar ordinario.

1 comentario:

  1. Interesante articulo, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

    ResponderEliminar