25 sept. 2010

Actualidad y necesidad de la psicotraumatología


Por Miguel Angel Pichardo Reyes
Victimólogo y psicotraumatólogo

Nuestro trauma psicosocial
México es un país de contrastes y conflictos, por no decir que mucho de lo que en estos tiempos celebramos como el bicentenario forma parte de un trauma histórico y psicosocial, de acuerdo al término acuñado por Ignacio Martín-Baró. Muy bien podemos hacer uso de esta herramienta conceptual para comprender (aunque no para explicar) mucho de nuestras neurosis colectivas, en el entendido de que la violencia que padecemos en la actualidad (p.e. la que vivimos en Guadalajara y su zona metropolitana) tiene un precedente inmediato que se remonta a por lo menos doscientos años. De esta forma, los traumas psicosociales presentes forman parte de una constelación acumulada de traumas históricos que han configurado lo que actualmente se conoce como “sistemas organizados por traumas”.

Terapéutica psicosocial postraumática
Efectivamente, vivimos una violencia traumática que no puede ser combatida sólo con el incremento de armas, la capacitación policial y el endurecimiento de las leyes, sino que se necesitan políticas públicas encaminadas a lo que Galtung denomina como la “reconstrucción del tejido social”. Galtung menciona las 3R´s (reconstrucción del tejido social, resolución de conflictos y reconciliación) como una estrategia social para el tratamiento de comunidades traumatizadas. De alguna forma, desde el punto de vista epidemiológico, podemos hablar que el trauma representa una experiencia colectiva que tiene su impacto en los diferentes ámbitos y dimensiones de la vida social, desde el psicofisiológico, el familiar y comunitario, hasta el político y colectivo. Por esta razón epidemiológica (y no sólo esta), es que podemos hablar de la pertinencia y relevancia social de esta subespecialidad de la psicología clínica y de la psicología social, ya que ésta permite abordar un problema que afecta a poblaciones enteras, víctimas de la violencia intrafamiliar, el abuso sexual, el maltrato infantil, la delincuencia organizada, la tortura política, entre otras formas de victimización violenta.

Abordaje biopsicosocial del trauma
Desde los 70´s se ha hecho evidente que una perspectiva biopsicosocial va siendo cada vez más necesaria, derribando las murallas que dividían a los clínicos de lo sociales, a la biología de la psicología, y a esta de los fenómenos colectivos. Cada vez más se habla de programas psicosociales que incluyen lo clínico, o de programas clínicos que integran lo psicosocial. De alguna forma el psicotraumatólogo, tanto clínico como social, va contando con un espacio de intervención cada vez más amplio y complejo, lo cual contrasta con la poca cantidad de clínicos y psicólogos sociales que aborden este campo de estudio y de intervención. Esto da cuenta de la necesidad de crear espacios de formación, práctica, estudio e investigación en psicotraumatología y victimología clínica en la zona metropolitana de Guadalajara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario