4 jun. 2011

¿Qué es la Ensoñación Corporal?


Por Miguel Angel Pichardo Reyes

La Ensoñación Corporal es una técnica psicocorporal para el tratamiento de los traumas recientes y los generados en el seno familiar. La técnica tiene su origen en los planteamientos del WorldWork y el Dream Body de Arnol Mindell, quién se fundamenta en Jung y la física cuántica. Sin embargo la Ensoñación Corporal ha sido enriquecida por otras aportaciones, especialmente por la visión chamánica del proceso salud-enfermedad, la técnica del Enfoque Corporal de Gedlin (Focusing), los ejercicios de Análisis Bioenergético de Alenxander Lowen, así como los planteamientos psicogenealógicos y psicoanalíticos del fantasma, el co-inconsciente familiar, la transmisión traumática (amnesia y repetición), entre otros.

La Ensoñación Corporal trabaja con el concepto de fantasma, y se refiere a un significante vacío que puede ser ocupado por un contenido inconsciente y arcaico que se proyecta transferencialmente en la superficie de un miembro del círculo. Se insta al participante a que encarne a un fantasma y que le dé voz a través de un reclamo, el cual normalmente se refiere a una herida. Esto se desarrolla en la primera etapa que denominamos purgativa, o de descenso a los infiernos existenciales; nuestra historia dolorosa. Durante esta puesta en escena de la herida a través del fantasma es que se le solicita al participante a que enfoque su atención a las reacciones y sensaciones corporales más sutiles que surgen durante la representación, el cual corresponde al registro corporal de la herida. En este momento la persona puede acceder a este registro para nombrarlo, hacerse consciente y en su momento resolverlo a través de descargas bioenergéticas. Durante este primer ejercicio el participante toma conciencia psicocorporal de sus heridas inconscientes, removiendo emociones y recuerdos asociados a ese registro.

En esta primera etapa purgativa también es susceptible realizar un diagnóstico psicocorporal del paciente a través de una Cartografía del Carácter, ya que proporciona elementos al terapeuta o facilitador sobre el tipo de herida inconsciente que se ha encarnado en un patrón de alteración somática, determinando su estructura de carácter, sus rasgos de personalidad y las posibles caracteropatías. Esto también ayudara al terapeuta o facilitador a ordenar la escena fantasmática, elegir ciertos temas o representaciones, y ayudar al participante a hacerse más consciente de sus defensas caracterológicas hacia la angustia traumática.

En un segundo momento que denominamos vía iluminativa, se le solicita a los participantes que vuelvan a encarnar a los fantasmas para redimirlos, ya no a través del reclamo, sino de la expresión de las emociones y necesidades más profundas. Es en este momento donde se produce una modificación de las representaciones objetales, del discurso, así como un movimiento del sujeto con respecto al orden simbólico. Es una etapa de deslinde de aquellos significantes traumáticos encarnados corporalmente en registros somáticos, que posibilita la reconciliación, el perdón y la resignificación. Se trata de un momento de carga y descarga emocional.

En un tercer momento los participantes inician un proceso de negociación corporal a través de un trance bioenergético, el cual inician de pie y terminan acostados. Durante esta etapa se realiza un silencio para escuchar y sentir los movimientos internos del cuerpo, los cuales se presentan a través de oleadas energéticas. Aquí es posible realizar un rastreo de las heridas arcaicas a través de los registros corporales, lo cual va permitiendo trazar la constelación de sucesos traumáticos susceptible de conducirnos al trauma primario, permitiendo nombrar y reconstriur la historia, desmitificando representaciones que habían sido incorporadas al aparato psíquico y que ahora se ponen en duda, cuestionando el propio discurso. Este descenso a los registros corporales de los traumas primarios permite sanarlos de forma muy sutil a través de descargas bioenergéticas suaves.
 
La aplicación de esta técnica se realiza en grupos sociales, en grupos de psicoterapia y también en Foros de Terapia Comunitaria, pues se avoca al tratamiento de los traumas psicosociales producidos por la violencia y el maltrato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario